martes, 22 de noviembre de 2011

>del-tirador-a-la-ciudad
Lo nuevo solo es nuevo una vez. El momento del encuentro, del descubrimiento y del estreno no tiene vuelta atrás. Lo nuevo es una incógnita, una página en blanco, una posibilidad, una puerta abierta. Pero también un suspiro. Frente a la glosa brillante de lo que está por estrenar, lo viejo ofrece información concentrada en cada arruga, cada arañazo y cada pliegue construido por el tiempo.